Para eso canta. El Kanka presenta ‘El arte de saltar’ en Valencia

Por Vicente Escriche

Aún lo recuerdo, de pequeño me flipaba Estopa. El primer álbum a finales de los noventa y, seguramente, el Destrangis me marcaron. También recuerdo que me quedé con ganas de verlos en directo después de que una prima mía me ofreciese ir con ella a uno. Obviamente no fui: mi corta edad, la oposición de mis padres y algo sobre olor a porro… yo no entendía nada, pero esa voluntad para que un chiquillo vea a su grupo favorito se me quedó grabada. Crecí, descubrí el rock y me olvidé de la rumba. Hasta que me topé con el Kanka.

Este pasado 14 de Abril, el artista malagueño presentaba su cuarto trabajo titulado El arte de saltar tras colgar el cartel de ‘entradas agotadas’ y llenar durante dos días consecutivos en Barcelona. Poca broma. Aunque tampoco es casualidad. La nueva ola de cantautores, con el Kanka a la cabeza, se ha convertido en un nexo generacional donde jóvenes que entendíamos por canción de autor lo que nuestros padres escuchaban en los años setenta ahora llenan salas para disfrutar de su música. Reinventarse o morir.

concierto-de-el-kanka-en-valencia-live-sala-moon-music

Antes de que comenzase el protagonista de la noche tuvimos el placer de asistir al concierto de Maruja Limón, cuatro mujeres sobre el escenario que dejaron el listón muy alto. Ritmos latinos y flamenco que sonaba con muchísima fuerza. Sin duda las mujeres han llegado para quedarse, y Maruja Limón son parte de ellas. No dejéis de escucharlas.

El concierto dio comienzo con Triste trofeo, canción integrada en su nuevo álbum y con la que presentaba este sonido más maduro, manteniendo el carácter social y, por supuesto, sin olvidar el chascarrillo. Le siguió Qué bello es vivir, el público se hinchó a aplaudir para dar paso a Por tu olor y Querría, mientras entre canción y canción el Kanka protagonizaba nuestras carcajadas a través de ese carácter cercano tan de agradecer a un artista de su talla. Sonaban los primeros acordes del ukelele con Sí que puedes seguida de una de las mejores canciones de su último trabajo, Andalucía: un homenaje al sur y que en otros lugares del país suena igual de bien que en la tierra de Machado. La noche siguió con Para quedarte, Me alegra la vista y Quién me mandaba a mí.

Calentamos para lo que se venía con No jodan la marrana y A dieta de dietas. El concierto siguió alternando canciones recientes con antiguas con Tienes que saltar, Volar, Demasiada pasión y Para eso canto, aunque con apenas dos meses del lanzamiento del nuevo disco, la gente ya cantaba sus canciones como si fuesen del primero. Vengas cuando vengas, una de sus canciones más bonitas de su discografía también tuvo hueco en esta noche con una hermosa participación del público en los instantes finales de la canción. Puro amor por la música.

Cogíamos carrerilla para la recta final del concierto con A desobedecer y Lo mal que estoy (y lo poco que me quejo) con las que la sala se vino abajo y cada una de las personas que allí estábamos movimos la cadera mejor que nadie. Después de esta mañana y Me gusta pusieron el broche final previo al pequeño descanso que se tomó la banda. El público, bajo el clásico ‘una cançoneta i mon anem’ quería más.

Todavía quedaban tres canciones, que llegaron detrás de un ‘así que una cançoneta más eh?’ del Kanka. Intrucciones para bailar un vals, Canela en rama y Desde lejos, esta última con todo el grupo al borde del escenario para acabar de la mejor forma posible un concierto que desprendía familiaridad desde el primer minuto.

El Kanka demostró por qué es un artista como la copa de un pino, como esta nueva generación de cantautores tiene muchísimo que aportar al panorama musical a la vez que es capaz de sacar nuestra mejor sonrisa. Tal vez ahí resida la fórmula Kanka. Acercar géneros como la rumba al público de siempre pero también a quien apenas la escuchaba antes, con valores como la humildad, la igualdad o la ilusión por la vida como bandera. Reivindicar los pequeños detalles, como ir casi veinte años después a un concierto con quien te lo propuso cuando eras pequeño. Para eso canta.

Vicente Escriche
@vicenterased

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.